viernes, 25 de julio de 2008

Nota de Strachey a la Introducción al Narcisismo de Freud

*Anotaciones JLGF
INTRODUCCIÓN AL NARCISISMO (1914)

Nota de James Strachey. En la introducción a esta obra, afirma que es una de las más importantes de Freud, ya que representa un punto de partida para la evolución de su teoría.
Aquí, trabaja con más dedicación al tema del Narcisismo, dentro del desarrollo sexual del individuo y la formación de su yo, analizando además las vinculaciones de este yo con los objetos externos, de modo que diferencia la Libido yoica (narcisísitica) de la Libido de objeto.
Como algo de suma importancia, Freud introduce aquí los conceptos de ideal del yo y de aquella instancia vigilante que luego nombrará superyó.
Es probable que esta obra haya sido escrita para demostrar que el concepto de narcisismo brinda la posibilidad de superar las teorías de la libido no sexual de Jung y las de la teoría de protesta masculina de Adler.

EXAMEN DEL NARCISISMO EN DIVERSAS CONDICIONES

El término narcisismo deriva de la des­cripción clínica fue introducido por Paul Nacke en 1899 para describir la actitud de las personas que tratan a su propio cuerpo cómo un obje­to sexual.
A los psicoanalistas les llamó la aten­ción el hecho de que los rasgos de la actitud narcisista se encuentra en gente que padece de distintos trastornos.
Es probable que la fijación de la libido descripta como narcisismo pueda estar pre­sente más extensivamente reclamando su lugar­ en el curso del desarrollo sexual.
Cuando se intentó incluir la esquizofre­nia en el esquema teórico del desarrollo de la libido surgió la motivación para ocuparse del narcisismo primario.
La extensión de la teoría de la libido se ratifica con las observaciones y concepciones,
psicoanalíticas de la vida mental de los niños y los pueblo primitivos.
Una unidad comparable al yo no apare­ce desde el nacimiento, desarrollándose duran­te su evolución.
Los instintos autoeróticos aparecen desde el principio por lo que hay que agregar otro elemento para producir el narcisismo.
Freud concluye diciendo que se puede refutar la aseveración de Jung en el sentido de que la teoría de la libido se ha perjudicado en su intento de explicar la esquizofrenia, se­parando este síndrome de las neurosis.
El Narcisismo en la Enfermedad Orgánica, La Hipocondria y la Vida Erótica
Parece que hay dificultades para el es­tudio directo del narcisismo.'
El principal medio para abordarlo es el análisis de las parafrenias:
La hipocondría como enfermedad orgá­nica se manifiesta en sensaciones dolorosas y displacenteras en el cuerpo teniendo en la distribución de la libido el mismo efecto que una enfermedad orgánica.
El hipocondríaco aparta su interés de los objetos y su libido del mundo externo, concentrándola en el órgano que llama su atención.
La diferencia entre las afecciones parafrénicas y las neurosis trasferenciales parece re­sidir en el hecho de que, en las primeras, la libido que se libera por frustraciones no per­manece ligada a los objetos quejen la fantasía, se refuerzan en el yo.
La megalomanía correspondería al pre­dominio psíquico de un gran cúmulo de libido. siendo la contrapartida de la introversión a las fantasías que se observan en las neurosis trasferenciales. Una falla de esta función psíquica apa­rece en la hipocondría y en la parafrenia. que es lo homólogo a la angustia de las neurosis trasferenciales.
Dado que la parafrenia frecuentemente produce sólo liberación parcial de libido de los objetos se pueden distinguir en este fenóme­no tres grupos de representaciones: °
a) lo que resta de un estado de neurosis;
v) el proceso mórbido;
c) los restos de libido que ha estado ligada
a los objetos a la manera de la histeria o
de la neurosis obsesiva.

EL IDEAL DEL YO, HEREDERO DEL NARCISISMO

El psicoanálisis ha reconocido la exis­tencia e importancia de la protesta masculina pero, contrariamente a Adler la ha considerado de naturaleza narcisista y derivada del comple­jo de castración.
Hemos aprendido que los impulsos instintivos libidinales sobrellevan las vicisitu­des de la represión patógena cuando entran en conflicto con las normas éticas y culturales del
sujeto.
Para el yo , la formación de un ideal es el factor condicionante de la represión.
Este ideal del yo es la meta del autoamor disfrutado en la infancia por el yo actual.
La sublimación es un proceso que se refiere a la libido objetal y consiste en la modi­ficación de la forma de satisfacer las pulsiones instintivas.
La idealización es el proceso que se re­fiere al objeto mediante el cual se lo exalta y engrandece en la mente del sujeto
Hay una instancia psíquica especial que
realiza la tarea de considerar que la satisfac­ción narcisista del ideal del yo esté asegurada observando constantemente al yo actual y midiéndole con este patrón (ideal de yo).
La ilusión de ser observado presenta el efecto de verse. descubrirse., criticarse etc., regresivamente, revelando el origen del ideal del yo.
La auto consideración puede ser la expresión de la evolución del yo.
Se examina la actitud auto considerativa en personas normales y en neuróticos.
Las relaciones entre la auto consideración y el erotismo (catexias objetales y libidi­nales) pueden ser expresadas en dos casos: a) si las catexias eróticas son sintónicas del yo; b) sí las catexias eróticas fueron reprimidas
El desarrollo del yo consiste en la des­viación del narcisismo primario, el que precipita el intento de restablecerlo.
Ésta desviación se efectúa por medio del desplazamiento de la libido al ideal del yo impuesto desde afuera, obteniendo su satisfacción de este modo.
Se explica la relación entre el ideal se­xual y el ideal del yo de esta manera. El ideal del yo involucra la libido narcisista y un cúmulo considerable de la libido homosexual se retrovierte en el yo.

1 comentario:

cynthia dijo...

Hola,para comenzar quiero mencionarte que tu texto es muy fácil de comprender (como lo es tu discurso en clase), sin embargo quisiera que me aclararas ¿De que manera es que se retrovierte en el yo un cúmulo de libido homosexual?

Espero tu respuesta no sin antes mandarte un cordial saludo. Nos vemos en clase, hasta pronto.